AViario Diamante Mandarín

Todos los criadores sabemos que nunca los principios fueron fáciles. En mi caso empecé de 0, y los problemas surgían solos.

El espacio que tengo es reducido, pero era eso o nada y la verdad prefería tener poca cosa, ir aprendiendo conductas y ver criar los pájaros, que seguir pensando en un sueño.

Rincon antes de construir el aviario

Mis padres se compraron un bungalow en Castellón, con la suerte que tenía una gran jardinera y suficiente espacio para tener una veintena de pájaros.

Después de convencerlos, que me dejaran hacer un pequeño aviario, empecé a buscar una caseta de madera en alguna tienda especializada. Mi sorpresa llegó en el precio y la calidad de las mismas, ya que eran muy débiles, caras y no se ajustaban al sitio. 

La compra de dicha caseta, salía nada rentable. Entonces decidimos ponernos manos a la obra y realizarla nosotros mismos. La verdad se hizo largo porque solo trabajábamos los fines de semana solamente y se alargo bastante. 

Intentamos que fuera sólida,  que aislara el frió y el calor y sobre todo no entrara el agua, este último factor dio bastantes dolores de cabeza. 

Comenzamos la construcción del aviario por el mes de enero. Hicimos una cimentación en el suelo y mas tarde pondría el azulejo.  Seguidamente hicimos una construcción de madera, para hacer la estructura. Mas tarde vino colocar los tableros de madera entre medio le pusimos fibra, para acabar forrándolo por dentro con 'palets' y fuera más aislante.

Aviario en construccion

Una vez concluido esto vino la parte más complicada, el techo. Mi idea era poner un cristal para que les entrará la luz natural, no quería que aquello fuera una cueva, que lo hubiera sido, claro que el agua es un elemento de la naturaleza que entra por el rincón mas inhóspito.

Cristal superior aviario

Montamos el cristal y pusimos la tela asfáltica y la verdad nos daba miedo calentar mucho el cristal porque se podía romper, justo ese fin de semana llovió y empezaron los problemas, el agua caía por todos los lados por las paredes por la junta del cristal, un desastre.

El siguiente fin de semana compramos pintura asfáltica y le dimos calor al cristal con el soplete y la pintura, si se rompía, mala suerte, la cuestión era que no se mojaran los pájaros.

Una vez hecho el aviario, hicimos la puerta. La puerta quería que fuera con ventana y que entrara la luz. Siempre he pensado que la luz es uno de los factores más importantes. A la puerta le hicimos un cristal corredero para que en invierno lo cerrará y  en verano lo abriera para que no enterará el aire y una mosquitera para no tener problemas con los mosquitos, otros grandes enemigos no gratos en nuestro aviario.
Después de esto y hasta la actualidad ya no ha entrado más agua, todo un alivio, además y las temperaturas son cálidas en inviernos y  agradables en verano, gracias al aislante, el aviario tiene unas temperaturas muy constantes.

Gracias a la ayuda de mi padre pudimos hacer el aviario que después de unos meses de trabajo se quedo un aviario la verdad no muy grande, pero confortable. Más tarde construiríamos una pequeña voladera adjunto al mismo.
Aviario acabado